Cuello y escote ¡Los grandes olvidados!

Tabla de Contenido

REJUVENECE TU ESCOTE

El escote y el cuello son los grandes olvidados por la generalidad en el momento de cuidarnos. Cuando nos aplicamos nuestra rutina diaria debemos entender como una unidad estética el rostro, el cuello y el escote, ya que si no con el paso del tiempo estos últimos terminan revelando nuestra verdadera edad. Son dos zonas del cuerpo donde la piel es muy frágil, más fina y delicada, y acusan más el paso del tiempo. Con el transcurso del tiempo y a la exposición solar durante años, cuello y escote son unas de las zonas del cuerpo que se afecta con más frecuencia.

Entre las principales condiciones que encontramos tenemos los léntigos solares o “manchas de la edad”, los anillos de Venus (arruguillas horizontales en forma de collares), líneas verticales o cuello de gallo, telangiectasias o puntos rubí, hipopigmentaciones (manchas blanquecinas), el doble mentón o papada y las arrugas finas, y la flacidez de la piel del cuello, que le confieren un aspecto envejecido a la piel.

En la actualidad existen varios tratamientos no invasivos para rejuvenecer globalmente el cuello y escote, consiguiendo devolver a la piel un aspecto más joven y natural. Se trata de la combinación de diferentes tratamientos para los distintos aspectos del envejecimiento del escote y cuello, dentro de los cuales se incluyen: IPL-SHR OPT, HIFU, Microneedeling, peelings químicos, toxina botulínica e infiltración de ácido hialurónico.

Al tratar la piel dañada del cuello y escote, conseguimos una mejora de las arrugas finas, luminosidad, homogeneidad del aspecto de la piel y discreto aclaramiento de manchas. Además, tiene un efecto preventivo, evitando la aparición de posibles lesiones sobre la piel que aún no han aflorado.

El plan anti-edad más efectivo

Para evitar el envejecimiento prematuro y mantener la piel de esta zona joven y cuidada, la cosmética es tu gran compañera. Con estos cuidados específicos reducirás la aparición de manchas, arrugas, flacidez… que son los signos más habituales. Sigue los pasos de nuestro plan Antiaging y conseguirás, con unos minutos al día, devolver el aspecto firme y luminoso y enlentecer el envejecimiento de esta zona.

Primero: exfoliación

La piel del cuello y escote necesita, igual que la del rostro, una limpieza en profundidad. Para ello se aconseja realizar una exfoliación una vez a la semana. Puedes hacerla con una manopla o directamente con la mano. Empieza detrás de las orejas y desciende hasta el escote realizando movimientos circulares suaves. Así también estimularás la microcirculación y la regeneración celular.

Segundo: hidratación

Aplícate crema hidratante en estas zonas cada mañana después de la ducha. Con la hidratación ayudarás a retener el agua en la piel de cuello y escote, que es más fina y tiene menos glándulas sebáceas. Y por la noche, una crema nutritiva. Para reforzar el poder hidratante, ponte una mascarilla hidratante una vez a la semana. Las hay específicas para distintas zonas del cuerpo y rostro.

Tercero: protección solar

El fotoprotector es el mejor producto antiarrugas y también el que frena la aparición de manchas y flacidez. Ponte cada día al salir de casa un protector solar con SPF 15 o superior.

Cuidados específicos

Además de estos tres pasos imprescindibles en tu rutina de belleza diaria, hay otros mimos específicos para cuidar otros ‘defectillos’. Toma nota:

Reduce el doble mentón. La grasa que se acumula bajo la barbilla también se puede reducir con ayuda de la cosmética. Utiliza cremas con cafeína y activos drenantes como la cola de caballo y la hiedra. Si tienes además descolgamientos, elige cremas que tengan acitvos tensores (proteínas de trigo) y reafirmantes (silicio y péptidos).

Trata los ‘anillos de Venus’. Son las arrugas horizontales que aparecen primero en el cuello. Luego aparecen las verticales. Se pueden tratar con la aplicación a diario de una crema antiedad (nutritiva, con efecto lifting y reafirmante), tanto por la mañana como por la noche.

Difumina las manchas oscuras. Pueden aclararse con tratamientos estéticos (láser y peelings químicos) y también con cremas despigmentantes.

Mantén una buena postura. Evita agachar o ladear la cabeza al caminar, leer, hablar por teléfono… Los malos hábitos y posturas acaban influyendo directamente en el estado de la piel cuando es muy delicada.

Dr.  Eric Licea

Dr. Eric Licea

Fundador de las clínicas de estética en Barcelona y en Zaragoza, es un médico cirujano mínimamente invasivo

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Nuestros tratamientos